Humboldt y los tipos de lengua


Como ya nos conocéis de sobra, no hace falta decir que en Don Zorruno somos muy de viajar, de conocer países, sus gentes, sus culturas, sus gastronomías y, por supuesto, sus idiomas. Esto último nos apasiona, y de eso queríamos hablaros hoy. 

Y es que, ¿os habéis parado a pensar la cantidad de idiomas que se pueden hablar en el mundo? Se estima que son unos 7000 idiomas diferentes, aunque el 90% de ellos (casi todos, prácticamente) cuentan con menos de 100.000 hablantes. Coreano, portugués, birmano, urdu, ucraniano... ¿habría alguna manera de clasificarlos a todos?

Pues sí, podemos clasificarlos genealógicamente y tipológicamente. Genealógicamente, como su nombre indica, significa clasificar el lenguaje según la familia de donde proviene (os sonarán los idiomas indoeuropeos, caucásicos, afroasiáticos o sino-tibetanos, por ejemplo) y tipológicamente significa que podemos agrupar las lenguas de acuerdo a similitudes léxicas, fonológicas e incluso gramaticales, algo más práctico, digamos.

Así, en este sentido (el tipológico), fueron August Schlegel y Wilhelm von Humboldt quienes, a mitad del siglo XIX arrojaron un poco de luz a este asunto de clasificar las lenguas atendiendo a su morfología. Fue Schlegel el que primero estableció tres tipos y luego von Humboldt el que agregó uno más hasta establecer los cuatro grupos de lenguas más conocidos que aún hoy existen: aislantes, aglutinantes, flexivas y fusionantes. ¿Que de qué va todo esto?:


- Las lenguas aislantes son aquellas en las que cada palabra tiende a ser de una sílaba e invariable en forma, o sea, sin sufijos ni prefijos ni nada similar. La función de las palabras que forman las frases, además, viene dada por el orden en el que se encuentran esas palabras. 
Ejemplo, el chino: 

Ni men ti hua wo pu tu tung
No entiendo nada de vuestro idioma 

Ni=vosotros, men=plural, ti=posesivo,  hua=idioma, wo=yo, pu=no, tu=nada de, tung=entender


- Las lenguas aglutinantes son aquellas en las que las palabras tienden a estar formadas por varias sílabas. Normalmente cada palabra tiene una base o raíz más un número de afijos. Éstos son bastante regulares y experimentan pocos cambios, se agreguen a la raíz que se agreguen. 
Ejemplo, el turco:

Babam kardesime bir mektup yazdirdi
Mi padre escribía una carta a mi hermano

Baba=padre, -m=mi, kardes=hermano, -im=mi, e=dativo, bir=una, mektup=carta, yaz=escribir, dir=acusativo, -di=marca de pasado



- Las flexivas, que nos sonarán más, son muy parecidas a las aglutinantes en el sentido de que cada palabra tiende a tener afijos, pero la diferencia está en que, en las flexivas, los sufijos suelen ser irregulares según la raíz a la que se añadan y, ademas y más importante, un único sufijo puede expresar muchos conceptos gramaticales. 
Ejemplo, el latín:

Arma virumque cano
Yo canto sobre armas y un hombre

Arm=arma, a=acusativo plural neutro, vir=hombre, um=acusativo masculino singular, que=y, can=cantar, o=1ªpersona del presente de indicativo


- Las fusionantes son aquellas lenguas en las que el verbo, el sujeto o los objetos que forman la frase están todos incluidos en una sola palabra, o sea, que lo que nosotros consideramos los principales elementos de una frase, están todos unidos y no existen de manera independiente.
Ejemplo, las lenguas esquimales:

Qasiirsarvigssarsingitluinarnarpuq
Nadie encuentra de ninguna manera un lugar apropiado para descansar

Qas=descanso, iir=no, sar=causa, vig=lugar, ssar=apropiado, si=encontrar, ngit=no, luinar=de ninguna manera, nar=nadie, puq=3ªpersona del presente de indicativo.


Foto:businessinsider.com

¿Qué os parece la clasificación de Von Humboldt? ¿Sabríais ahora encuadrar lenguas que se os ocurran en alguna de estas categorías? 

Por supuesto la clasificación no llega a ser infalible 100% ya que hay muchos idiomas que llegan a mezclar patrones de una y otra categoría, caso del Japonés o de algunas lenguas indias del sur de América. Y, evidentemente, no es el único criterio el morfológico para clasificar un idioma (también podríamos hacerlo sintácticamente o fonológicamente), pero eso ya es otra historia que igual os cuento otro día que me levante filólogo.


Comentarios

  1. "Qasiirsarvigssarsingitluinarnarpuq" como cambies una sola letra a saber que estás diciendo jajajaja.

    Siempre he tenido interés por una lengua que no se puede clasificar aquí, ya que es inventada o "planificada": el esperanto. El esperanto es muy mecánico, puedes cambiar hasta el orden de algunas palabras que sigues diciendo lo mismo (los adjetivos siempre acaban en a, los objetos directos siempre terminan en n..., de ahí que puedas rotar).
    Además, tiene un trasfondo histórico multicultural que me gusta jajaja.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dani! :)

      Jajaja, pues sí, ¡con este tipo de lenguas es mejor no arriesgarse a tocar ni una sola letra!

      ¡El esperanto! Algún día caerá una entrada sobre el esperanto. Como filólogo, me alegra mucho saber que hay gente, como tú, que se interesa por la lengua de Zamenhof. Pienso que el inglés, el idioma oficial de la globalización y el capitalismo, nunca dejó ni dejará siquiera que se sepa que el esperanto exista. De ahí tu mérito.

      Y sí que se podría clasificar según los tipos de lenguas que tratamos en este post. Yo diría que se mueve entre "aislante" y "aglutinante", ¿tú no?

      ¡Gracias por comentar! :D

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

1 Second Everyday - Noviembre 2017

Los Sims 4 - Legacy Challenge - Cómo empezar

Los Sims 4 - De una a tres dimensiones

Los Sims 4 - Legacy Challenge - El primer mes

Tips para viajar a París